Consecuencias sociales, políticas y económicas para la Republica Dominicana tras el magnicidio en Haití

Por: Pedro René Almonte Mejía

El pasado miércoles pasada la 1:00 am, el mundo se enteraba del vil asesinato de quien fuera hasta ese momento el presidente de Haití, Jovenel Moïse. La muerte de cualquier mandatario, es por si sola una mala noticia, pues a esa mala noticia hay que sumarle que fue provocada, intencionada y con violencia.

Sin embargo, el propio Jovenel afirmaba públicamente que su vida corría peligro, porque estaba luchando contra intereses de gente con mucho poder. El triste final es ya sabido por todos, aunque quedan muchas interrogantes, por ejemplo: ¿Quiénes fueron los autores materiales e intelectuales? ¿Y ahora qué pasará con Haití? ¿Tendrá alguna repercusión de este lado de la isla lo ocurrido? De las tres preguntas sólo puedo contestar la última, y la respuesta es sí.

En tal sentido, puedo decir que si hay un país que no ha tenido suerte, ese país se llama “Haití”; desde su independencia de la colonización francesa (duró más de cien años en pagar una indemnización millonaria a la República de Francia); también hay que agregar la dictadura de los Duvalier (Papa doc y Baby doc) y luego una inestabilidad política sin parangón alguno en el hemisferio, sólo comparable con algunos países de África. Tan mala suerte tiene Haití que ni de los desastres naturales se ha salvado. Cabe mencionar dos notas sobre Haití: 1. En 1915 al presidente haitiano Vilbrun Guillaume Sam, también lo asesinaron, lo que motivó una intervención militar por parte de Estados Unidos, que se prolongó por 19 años. 2.- Haití ha tenido 20 gobiernos en 35 años.

De modo que, contestando la pregunta de que si nos afecta la situación de Haití, bueno… nos está afectando hace mucho tiempo y mientras peor se ponga la cosa donde nuestros vecinos, más nos afectará; para bien o para mal o para ambas cosas, somos los dos brazos y las dos piernas de un mismo cuerpo. La Hispaniola es la única isla en el mundo donde conviven dos repúblicas independientes, Republica Dominicana (zona oriental de la isla) y Republica de Haití (Zona occidental de la isla). Por lo tanto, en lo social nos afecta lo que ocurre en Haití porque mientras más pobreza y menos acceso a la salud y a la alimentación haya de aquel lado, los haitianos buscaran sobrevivir, donde sea y como sea y la distancia más corta es cruzar nuestra penetrable frontera. Lo que pasa en Haití nos pudiera afectar en lo político , cuando los dominicanos entiendan que lo que pase por la frontera puede repercutir en la seguridad nacional y nos afecta en lo económico porque hay “pila” de inmigrantes haitianos sin un documento legal en la Republica Dominicana, por lo tanto no pueden pagar impuestos, tampoco aportan a la seguridad social para sostener el sistema de salud y de pensiones de la Republica Dominicana; por el otro lado esa mano de obra irregular y barata ha contribuido al crecimiento de nuestro país, además del gran comercio que existe en la frontera entre haitianos y dominicanos.

“La prueba de nuestro progreso no es si nos unimos a la abundancia de quienes tienen más. Es si damos lo suficiente a aquellos que tienen poco”. Franklin D. Roosevelt

Autor: Por la Redacción

comunicador, locutor, productor de TV. directivo del SNTP y Adompretur

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s