Al dedillo: Cien años consagrados al amor y trabajo tesonero

Por: Johanna Benoit

Buenos días lectores.

Sinónimo de trabajo, de entrega y amor por los demás, fiel militante de su comunidad, mujer de corazón noble, de trato afable, creyente en Dios. Su humildad y sencillez la han delatado, una vida ejemplar para quienes les conocen.

Así han sido los años de vida de doña Ana Brígida Tavárez Vásquez, quien recientemente estuvo celebrando su fecha de cumpleaños.

Recibe sus cien años compartiendo con sus familiares, bailando, cantando, y en adoración al Señor, que le ha permitido llevar una vida sana y sobre todo por recibir un año junto a los suyos en estabilidad.

Ana Brígida Tavárez Vásquez, lleva una vida muy activa, le encanta recitar refranes tales como, con paciencia y calma un burro se subió a la palma, “pero porque la palma estaba en el suelo!, guarda pan para mayo y harina para abril que to’ el pijotero le gusta pedir.

Aunque doña Brígida solo cursó el segundo grado de primaria tiene buen dominio de la lectura, pues lee sin lentes, su pasatiempo favorito lo dedica a lectura los periódicos, revistas, la biblia y novelitas.

Nos cuentan que un 04 de febrero llegó al mundo, formada en un hogar donde el amor incondicional era el ingrediente principal. Fueron sus padres Lucia de Jesús Vásquez y Miguel Andrés Tavárez. Sus primeros pasos los dio en la comunidad de Hato Mayor, perteneciente a esta ciudad de Santiago.

“Mamá Ana” le llaman, es una activista social del populoso sector del Ensanche Libertad, reside allí por más de 60 años y forma parte de de la parroquia Santa María Madre de la Iglesia.

Para sus vecinos, doña Ana, es la madre y abuela del sector, de los que llegan nuevo, muestran cariño y respeto hacia ella, suele escuchársele cuando entran a su casa “sión mamá” aún sin ser de la familia procreada.

Tuvo seis hijos (tres fallecidos y tres les sobreviven), a los que les enseñó buenos valores y sobre todo les instruyó sobre el temor a Dios y los preparó para que recibieran los sacramentos de Iniciación cristiana en la parroquia Nuestra Señora de la Altagracia.

La crianza de sus hijos fue gracias a su empleo como doméstica de la familia Sued. Entre sus pasatiempos favoritos están la lectura.

Doña Ana tiene 20 nietos, más de 40 bisnietos y 5 tataranietos, quienes agradecen a Dios por sus cien años de vida por conservarla con buen ánimo, buena salud y con una mente lúcida.

Ha sido reconocida en varias ocasiones como la madre del año por la Iglesia Santa María Madre Nuestra Señora del Pilar. También en el año 2018 recibió distinción por la comunidad del Ensanche Libertad por el presidente del Clud GUG Luis Felipe López. Además por el grupo de mujeres barredoras de Santiago por ser la una persona amable, solidaria y entregada al trabajo tesonero de su comunidad.

Y, aunque su larga familia no pueda llenarla de besos y hacerlo de manera muy cercana a causa de la situación del Coronavirus, estos han querido que el cumpleaños de doña Ana sea celebrado con amor.

Dedicatoria especial a Doña Ana Brígida Tavárez por estos años de vida, de amor familiar y por ser ejemplo a seguir en nuestra sociedad.

Muchas felicidades.

Hasta otra entrega

Que Dios les bendiga!

benoit181182@gmail.com

Autor: Por la Redacción

comunicador, locutor, productor de TV. directivo del SNTP y Adompretur

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s