“Si no lo hubiera vivido tal vez lo pudiera creer.”

Por: Pedro René Almonte Mejía

La incredulidad del dominicano llega tan lejos que en ocasiones es difícil de comprender, somos “chivos” desde que Colón nos engañó, cambiando nuestro valioso oro, por chucherías parecidas a las que reparte Félix Bautista en San Juan, lo que le ha valido tener que salir “juyendo” en dos ocasiones. Yo como dominicano, también soy un tipo “chivo” y no me culpen, es que somos así y así somos; si no lo hubiera escuchado y visto con estos ojos, no lo creería. Leonel habló de devolverle la esperanza a nuestro pueblo y restituir la dignidad a la política dominicana… ¿En serio profesor?

¿Cómo lo haría? Empecemos devolviendo la esperanza con algunas cosas que hoy existen, pero que usted las olvidó mientras gobernaba en piloto automático, haciendo el más mínimo esfuerzo. Señor Fernández en sus años de gobierno usted le inyectó esperanza y dignidad a nuestro país: entregando las empresas en las que el estado o sea nosotros todos éramos accionistas mayoritarios, con el alegato de que estaban quebradas, el tiempo pasó y nos dimos cuenta que todo era mentira. Tal vez usted cree que nos dió esperanza ver cómo firmaba un contrato abusivo para las arcas del estado entre una multinacional del oro y RD; Los puertos, aeropuertos y peajes fueron concesionados de la manera más burda que hayamos podido presenciar los dominicanos; mucha esperanza nos otorgó usted cuando desguabinó el campo dominicano, haga una visita sorpresa al campo, aunque no se lo recomiendo, tal vez tenga que salir “juyendo” como lo ha tenido que hacer su hijo político. La esperanza al pueblo dominicano se le multiplicó por ocho (8 Tucano) cuando se compraron unos aviones que han servido de poco; cuando en la UASD se construyeron los parqueos más caros del mundo; cuando se comenzó a politizar la justicia dominicana para blindar políticos corruptos; fue usted quien introdujo al procurador general de la República en el Consejo Nacional de la Magistratura… ¿buscando qué? , también a usted le debemos el código penal más permisivo con la delincuencia que existe en los países de la región. Muy digno todo, muy esperanzador todo…

¿Cuándo se perdió la dignidad en la política dominicana? Habría que despertar a Balaguer de su sueño eterno para que nos explique, cuándo la corrupción dejó de detenerse en las puertas de su despacho presidencial…

Por suerte para los dominicanos apareció una luz entre tantas tinieblas, Danilo Medina. Para muestra estos botones, de cómo se le da ESPERANZA a un pueblo : Planteles escolares como nunca antes, niños con las tres calientes (nadie aprende con la panza vacía); estancias infantiles para que las madres solteras dejen en lugar seguro a sus niños; el 911 Dios mío el 911, eso es esperanza ; la seguridad vial, tenemos las carreteras más seguras de Latinoamérica, hasta una goma te la arreglan ; miles de millones de pesos invertidos de manera directa en el campo (las visitas sorpresa) ; un turismo más vigoroso que nunca , aunque dicen los hoteleros que hemos tenido una baja , gracias a una campaña que se montó y dicen los chismosos que usted y los motoconstitucionalistas tuvieron mucho que ver o todo que ver …

En fin, señor Fernández eso sí es esperanza y dignidad, no lo que usted nos dejó como herencia… ¿O es que la dignidad en la política dominicana la van a restituir Félix Bautista, Víctor Díaz, Bauta y Almeyda?

El silencio puede ser a veces la más elocuente respuesta. Hazrat Ali

Autor: Ramón Bierd Henríquez

Periodista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s