Autoridades sueltan sospechosos sobre agresión hija empresario

SANTIAGO. Las autoridades despacharon ayer a las cinco personas, incluyendo un médico, que eran investigadas desde hace días con relación a una golpiza a la hija del empresario Freddy Espinal,

propietario de Transporte Espinal, en un hecho que ocurrió la semana pasada en el interior de su apartamento en Los Jardines Metropolitanos.

Esta mañana trascendió que otro hombre fue detenido para entrevistarlo con relación a la agresión de María Altagracia Espinal Vargas, de 31 años. Desde el pasado martes se realizan allanamientos para esclarecer el caso.

Una fuente cercana a la investigación dijo que tanto la Policía como miembros del Ministerio Público trabajan varias hipótesis con relación al caso.

Estas teorías llevan a los investigadores a valorar varios puntos y descartar otros del caso que ocurrió el jueves 26 de julio en el residencial Lourdes, ubicado en la calle Primera de Los Jardines Metropolitanos donde fue hallada por familiares María Altagracia inconsciente.

Una semana después, tanto la Policía como el Ministerio Público manejan el caso con hermetismo por ser complicado y porque no hay registros de denuncias previas o conflictos que informara la víctima.

María Altagracia Espinal Vargas aún permanece hospitalizada en un centro de salud de Miami, Estados Unidos, donde fue trasladada por sus familiares el pasado domingo, tras permanecer ingresada cuatro días en una clínica privada de esta ciudad.

Esta semana, la familia Espinal confirmó en un comunicado que los agresores, hasta el momento no identificados, penetraron al apartamento del residencial Lourdes por las escaleras de emergencia, mientras María Altagracia recibía un mobiliario del hogar.

Autor: Ramón Bierd Henríquez

Periodista