De Santa Bárbara, cuando truena

Por Néstor Estévez
nestorestevez.net

Acaba de conmemorarse el Día Mundial del Agua. Así se pretende crear conciencia sobre la importancia de cuidar el llamado oro líquido para la vida de los seres humanos y las especies en la Tierra. 

La fecha fue escogida y proclamada por la ONU en 1992. Ese año se celebró en Río de Janeiro la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo. 

Después de eso se ha contado con otras dedicatorias especiales. Entre ellas destacan el 2013 como Año Internacional de Cooperación en la Esfera del Agua, y el Decenio 2018-2028, para el que se ha destinado el lema “Agua para el Desarrollo Sostenible”. Como se puede notar, se trata de expresiones relacionadas con la idea de que el agua es fundamental para el desarrollo y la paz mundial.

Cada 22 de marzo nos encontramos con una extraordinaria cantidad de mensajes, algo muy propio de esta etapa en la que todos parecemos gritar con el convencimiento de que hablar fuerte garantiza que se nos escuche y hasta se nos obedezca.

Por eso es muy común encontrarse con cifras que nos envían, en el mejor de los casos, a buscar algún auxilio tecnológico para poder entender. Otras se quedan en el miedo que se nos infunde con datos espeluznantes. Y otras llegan a anunciar un futuro apocalíptico.

La Organización de las Naciones Unidas, de su lado, asumió como lema para el presente año «Aguas subterráneas: haciendo visible lo invisible». En ese ámbito se ha encargado de explicarnos que las aguas subterráneas suponen el 99 % del agua dulce en estado líquido del planeta.

Lo que hasta ahí parece buena noticia, adquiere otro matiz cuando se nos dice que ya la mitad ha sido extraída para diversos usos. Y peor resulta enterarnos de que muchas empresas se están encargando de dañar esas aguas porque no cuidan la manera para deshacerse de ciertos desperdicios tóxicos.

Parece que ha llegado el momento de cambiar el método usado para hacer saber, si es que además deseamos reales cambios en los hábitos de uso de un recurso al que se asocia desde la más sencilla hasta la más compleja posibilidad de vida que conocemos.

Parece que será necesario que aprendamos a valorar el agua como lo hace alguien a quien se le devuelve la esperanza de seguir viviendo con solo humedecer sus labios.

Parece que será necesario provocar experiencias que nos acerquen a las labores de sobrevivencia de quienes necesitan viajar muchos kilómetros para encontrar una fuente que solo nos permite abastecernos de escasos litros de agua que deberá ser compartida con cada integrante de una familia numerosa de la que formamos parte.

Parece que será necesario valorar el agua como se hace con la cantidad de líquido imprescindible para disolver el ingrediente activo de un medicamento que marca la diferencia entre la vida y la muerte de un ser querido.

Por fortuna, algunos esfuerzos, casi en silencio, se están encargando de conectar con acciones dirigidas a la racionalidad con que debemos usar este recurso imprescindible para la humanidad.

Entre esos esfuerzos vale destacar el realizado por la Fundación Municipios al Día, y su Festival Minuto del Agua. Es una iniciativa convertida en una especie de puerta para que, en una época en la que el video tiene tanto impacto en la generalidad de las personas, cineastas expresen su talento al tiempo que motivan cambios en hábitos relacionados con la sostenibilidad.

Como resultado de su experiencia, este esfuerzo ha escogido todo un mes para seguir promoviendo la necesidad de lograr un nivel de conciencia que nos ayude a dar el mejor uso posible al agua. Para ello ha logrado alianzas con diversas empresas que a lo largo de marzo están celebrando el Mes del Agua, con la difusión de los cortometrajes ganadores del Festival.

Ojalá entendamos que se trata de mucho más que un día para hacer apologías. Ojalá entendamos que se nos acaba el tiempo para asumir responsabilidades que, en pequeño, con acciones vinculadas a la cotidianidad y con cambios en los hábitos relacionados con la sustentabilidad, sigan haciendo posible la vida.

Ha llegado el momento para superar la etapa de aclamar a Santa Bárbara solamente cuando truena.

Autor: Por la Redacción

comunicador, locutor, productor de TV. directivo del SNTP y Adompretur

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: