Ortega asumió su quinto mandato en Nicaragua bajo un profundo aislamiento internacional

Apoyado en China, Rusia, Venezuela y Cuba, y aislado de EEUU y la UE, que han sancionado a su mujer y a sus hijos, el sandinista continuará en el poder hasta 2027

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, inició este lunes su quinto mandato de cinco años, cuarto consecutivo y segundo junto con su esposa, Rosario Murillo, como vicepresidenta, apoyado en China, Rusia, Venezuela y Cuba, y aislado de EE.UU. y la Unión Europea (UE), que han sancionado a su mujer y a sus hijos.

A la ceremonia de posesión solo asistieron tres jefes de estado: Miguel Díaz-Canel, de Cuba; Nicolás Maduro, Venezuela; y Juan Orlando Hernández, de Honduras.

El ex guerrillero sandinista, de 76 años, que gobierna sin contrapesos en Nicaragua desde 2012, juró junto con Murillo en una ceremonia que se celebró en la Plaza de la Revolución, en Managua, un día después de que se instalara la nueva Asamblea Nacional (Parlamento), donde el oficialismo controla 75 de los 91 escaños.

Entre los invitados está el presidente de Cuba, Miguel DíazCanel“Volvemos a la entrañable Managua, capital de Nicaragua, otra nación soberana que se salió del traspatio imperial. Venimos cargados de solidaridad a la toma de posesión del hermano Daniel. Cuba vive”, escribió Díaz-Canel en un mensaje en Twitter.

Uno de los primeros líderes en llegar al país centroamericano fue el mandatario de Venezuela, Nicolás Maduro, quien ante periodistas que estaban el aeropuerto resaltó los lazos de “solidaridad” y “hermandad” entre los dos países.

Les extendemos nuestras felicitaciones al pueblo de Nicaragua por el ejemplar proceso electoral que vivieron recientemente, y ahora la toma de posesión del comandante presidente Daniel Ortega, que demuestra la vitalidad de la democracia nicaragüense”, dijo Maduro.

China, el nuevo aliado de Ortega, que rompió relaciones con Taiwán después de casi 15 años seguidos en el poder, estará representada por Cao Jianming, vicepresidente del Comité Permanente de la Asamblea Nacional Popular (ANP, el Legislativo chino), en calidad de enviado especial del presidente Xi Jinping. La delegación iraní será encabezada por el vicepresidente de Asuntos Económicos de la República Islámica de Irán, Moshen Rezai, mientras Rusia no ha informado quién lo representará.

Ortega se encuentra en el poder desde 2007 tras haber coordinado una Junta de Gobierno de 1979 a 1985 y presidir por primera vez el país de 1985 a 1990. El líder sandinista podrá permanecer en el cargo hasta enero de 2027 y cumplir 20 años seguidos en el poder, un caso inédito en la reciente historia de Nicaragua y en la América Latina actual.

Se impuso en noviembre pasado en unas elecciones en las que no participaron sus principales rivales políticos porque, en los meses anteriores, las autoridades disolvieron tres partidos políticos y arrestaron a más de 40 dirigentes opositores, entre ellos siete aspirantes presidenciales, incluida la independiente Cristiana Chamorro, la favorita, según las encuestas.

En reacción, la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó una resolución en la que aseguraba que esos comicios carecieron de “legitimidad democrática” y no fueron ni libres, ni justos, ni transparentes.

En tanto, Estados Unidos calificó de la elección de “pantomima”, y la Unión Europea (UE) de “fake”, y desde abril de 2018, cuando estalló una revuelta popular contra el Gobierno de Ortega, que las neutralizó a la fuerza y dejó cientos de muertos y detenidos y miles en el exilio, ha impuesto sanciones a allegados de Ortega.

El Gobierno sandinista acusó de “injerencia” al organismo hemisférico y denunció la Carta de la OEA, su documento fundacional firmado en 1948, un proceso que llevará dos años para que se haga efectivo su retiro del ente.

Diversas organizaciones opositoras han convocado una jornada de protesta en varios países bajo el lema “Nicaragua no tiene Gobierno ni poderes legítimos del Estado”. Nicaragüenses exiliados en Costa Rica llevaron a cabo la noche del domingo una vigilia para expresar su rechazo al nuevo mandato de Ortega, a quien consideran ilegítimo.

Con pancartas y velas, y muchos de ellos ataviados del azul y blanco de la bandera de Nicaragua, los exiliados se reunieron en la Plaza de la Democracia, en la capital de Costa Rica, un sitio que se ha vuelto el punto de reunión de los nicaragüenses para este tipo de actividades.

El lema “Ortega ilegítimo” es el principal mensaje que motivó a esta manifestación, convocada por diversas organizaciones de exiliados y de la oposición nicaragüense que operan desde Costa Rica desde hace meses. Costa Rica, vecino de Nicaragua, es uno de los principales lugares para el exilio nicaragüense, junto otras naciones como Estados Unidos.

Autor: Ramón Bierd Henríquez

Periodista-Comunicador

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: