Claves de comunicación para principiantes

Por Néstor Estévez
nestorestevez.net

Nos ha correspondido vivir en una etapa en la que todos comunicamos para todos.

La comunicación, entre otros muchos beneficios, sirve para que nos mantengamos humanos. Por ella es que nos convertimos en el promedio de las cinco personas con las que más interactuamos. De ella depende que entendamos y que logremos avanzar mediante los acuerdos con otros seres humanos. Por eso se le considera reconstructora de experiencias y soporte de la sociedad.

Sin embargo, aunque sobre quienes creen saberlo todo, con alta frecuencia, en la sencillez encontramos la alta carga de verdad contenida en una frase atribuida a   Isaac Newton: “Lo que sabemos es una gota; lo que ignoramos es el océano”.

Por eso reto, incluyendo a quien se crea “sabelotodo”, a buscar y conocer vías para mejorar la comunicación y usarla como valiosísima herramienta que, por demás, resulta de altísima utilidad para lograr objetivos.

Claro está que no todos deberemos convertirnos en estudiosos de la comunicación. Pero aprender a gestionarla sirve para lograr entendimiento, acuerdos, equilibrio y colocarnos en vía franca para avanzar en cada propósito.

Claro está que cada persona cuenta con potencial para comunicar; de hecho, todos comunicamos. Pero de muy poco sirve ese potencial si no lo convertimos en potencia, en capacidad de hacer, y de hacerlo bien. Y no es que se trate de un asunto “del otro mundo”, pero tiene sus complejidades.

Sobran las evidencias de que esa capacidad ha sido muy poco desarrollada y, en consecuencia, está siendo muy mal usada. Y eso está provocando graves daños a las relaciones interpersonales, impidiendo el real avance como sociedad y hasta poniendo en grave riesgo los logros que alguien pueda exhibir de manera particular.

Veamos tres simples muestras de mala comunicación. La estridencia al expresarse, como si hablar más alto fuera indicativo de tener razón, es “pan nuestro de cada día”. Cambiar de discurso, dependiendo de la coyuntura, es fiel reflejo de quien asume que los demás no tienen memoria. Y disparar mensajes como si los demás estuvieran destinados a simplemente recibir, completa una trilogía que sirve como penosa muestra del grave deterioro de la comunicación actual.

Comencemos, a manera de esos tutoriales que se han puesto tan de moda, con un tema clave para lograr un virtuoso avance en el desarrollo de nuestra capacidad comunicativa. En este ámbito adquiere una importancia capital lo que se conoce como escucha activa. Se trata de una habilidad que puede ser adquirida y desarrollada con la práctica.

Dos advertencias son necesarias sobre la escucha activa. La primera es que puede parecer difícil de dominar. Lo real es que hay que ser pacientes y tomarse un tiempo para desarrollarla adecuadamente. Y la segunda es que la escucha activa no es oír a la otra persona, sino estar totalmente concentrado en el mensaje que el otro intenta compartir.

Para lograr una escucha activa sirve de gran ayuda conocer, entender y aplicar algunas técnicas sencillas y muy eficientes. Como se trata de temas básicos, lo más atinado puede ser comenzar por manejar estos tres niveles:

Lo primero debe ser oír, que permite captar sonidos. Este primer nivel es sencillo, porque los oídos, a diferencia de los ojos, siempre están abiertos. El segundo nivel es escuchar. Es mucho más que simplemente oír. Escuchar permite identificar ideas y opiniones. Este nivel es más complejo que el primero, por su carácter racional y analítico.

Pero hay que llegar al tercero: la empatía. Es esa capacidad para “ponerse en los zapatos” de la otra persona. Esa es la clave que permite identificar emociones, las cuales afectan las actitudes y estados de ánimo de las personas. Solo oyendo y escuchando, hasta lograr verdadera empatía, es como logramos comunicarnos y entendernos.

Invito a finalizar esta breve lectura con dos acciones para celebrar: la primera es disfrutar esa especie de “magia” que se logra luego de aprender a escuchar y empatizar, como vía para lograr propósitos. Y la segunda es compartir, “aquí entre nos”, ese sentimiento de complicidad que provoca observar a cierta gente que se cree sabelotodo y no logra identificar oportunidades de mejora en un escrito que se titula “Claves de comunicación para principiantes”.

Autor: Por la Redacción

comunicador, locutor, productor de TV. directivo del SNTP y Adompretur

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s