Coalición por una Seguridad Social Digna emplaza a los legisladores de Santiago

Nosotros y nosotras participantes de la Coalición por una Seguridad Social Digna de Santiago declaramos que la provincia tiene una extendida tradición de lucha propositiva de hombres y mujeres, estamos alerta y vigilantes frente a los 20 años de engaños, argucias y humillaciones que ha significado esta seguridad social.

Una herramienta que debió ser expresión de la democracia popular ha sido secuestrada por las cúpulas empresariales y sindicales avalados por funcionarios que contrario a su responsabilidad rehuyen de la Constitutción y las leyes convirtiendo la Ley 87-01 en una herramienta de creación permanente de capitales ociosos y beneficios privados.

En Santiago somos 1.2 millones habitantes, vivimos en una tierra de riqueza muy mal distribuida. Todavía una parte importante de la ciudadanía vivimos en domiciliosexcluidos y vulnerables. Una sociedad con una mayoria 54.8% de trabajadores informales, una masa crítica de pobres que por el índice de calidad de vida es superior al 50%.

En servicios de salud, los 70 Centros de Atención Primaria, según la red de establecimientos del SNS, muestran un alto nivel de deterioro y falta de capacidad resolutiva. En los hospitales y centros de atención primaria faltan medicinas, faltan equipos y faltan insumos básicos para la atención, carencias que se han profundizado por la pandemia de Covid-19; incluso hay déficit de médicos, enfermeras, psicólogos y otros servidores.

En fin, hay una falta evidente de protección social por la carga de enfermedad que produce malestar, sufrimiento y muertes evitables. Esa falta de protección social se manifiesta en que los desempleados no tiene cobertura en la seguridad social, los envejecientes que se jubilan pierden la cobertura de salud. Las personas discapacitadas en su mayoría son desempleados no tienen cobertura de la seguridad social en Santiago.

Los únicos que se han beneficiados son las ARS y las AFP. En fin, la salud, las pensiones y la seguridad social son DERECHOS FUNDAMENTALES que han sido cercenados y arrebatados al país. Hay un creciente reclamo de cambios reales en la Seguridad Social como fue impuesta en 2001: un sistema inequitativo e ineficiente, que ha devenido en un gran negocio para el sector financiero y empresas extranjeras que son dueñas de las AFP y las ARS privadas, mientras la clase trabajadora y la ciudadanía recibe migajas, con pensiones de miseria y negación permanente en los servicios de salud.

En la actualidad el sector gubernamental y el empresarial estan empeñados en realizar una “Reforma Integral de la ley 87-01 de Seguridad Social”, para lo cual se ha establecido una Comisión Bicameral, que ha estado celebrando Vistas Públicas por todo el pais y en el Congreso con diversos sectores.

De ahí que las organizaciones firmantes del municipio y provincia de Santiago, nos pronunciamos en contra de intentos de modificaciones puntuales y parches a una ley y a un sistema injusto, por lo que demandamos:

Que los legisladores ejerzan de manera fiel la labor de representación para lo cual fueron elegidos, tomando en cuenta que “el Poder Legislativo, que de acuerdo a la Constitución de la Reoública “se ejerce en nombre del pueblo por el Congreso Nacional, conformado por el Senado de la República y la Cámara de Diputados.”

Que los legisladores de Santiago reciban y canalicen las propuestas y solicitudes presentadas por la ciudadanía relacionadas con la modificación de la seguridad social, la cual debe cambiarse de una ley de seguridad social mercantil a una Seguridad Social garantista de derechos, pública, solidaria y con equidad.

Que se reconozca que los fondos de pensiones son de los trabajadores y no puede continuar alimentando la ambición de riquezas de sectores que controlan dichos fondos siendo más ricos a partir del aporte obligatorios de los trabajadores.

Por un sistema de pensiones público, solidario, orientado a las necesidades de la población y no al mercado. Sobre la base de la eliminación del sistema de cuentas individuales (CCI) y su sustitución por una cuenta única y pública sustentada por las cotizaciones sociales y complementada por recursos del presupuesto de la nación.

Un Sistema de Salud Nacional público, que permita un acceso libre de copagos y sin restricciones de un plan básico o un catálogo de prestaciones. Un servicio nacional de salud que no se limite a las atenciones, sino que sea responsable del acceso y la cobertura a todos los servicios, con su calidad y produzca la satisfacción de quienes son usuarios.

Un sistema de salud que asegure las medicamentos necesarias, los estudios pertinentes y el acceso a servicios basados en las necesidades y condiciones de la población, sin limitaciones financiera ni administrativa.

Un sistema de salud, de pensiones que cubra a todos los trabajadores y trabajadores y pueblo en general, incluyendo a los trabajadores agrícolas, los trabajadores informales, comerciantes chiriperos en sentido general.

Autor: Por la Redacción

comunicador, locutor, productor de TV. directivo del SNTP y Adompretur

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s