Obispos Dominicanos estallan ante la impunidad, la corrupción y la delincuencia que vive el país

SANTO DOMINGO.-En un mensaje dirigido al país por motivo del 175 aniversario de la independencia nacional, los obispos calificaron que el antídoto contra la corrupción es actuar con decencia y honradez, y que debe ser un ejemplo de honestidad la fiesta patria y el día del patricio Juan Pablo Duarte.

Apelaron a la sensatez, cordura y al compromiso de toda la ciudadanía, de manera muy especial de los servidores públicos, la clase política y todos los hombres y mujeres de buena voluntad, que se interesan por la buena marcha del país, para que “juntos construyamos una República Dominicana diferente, que respete el supremo valor de la vida, que sea equitativa, donde se combata la miseria con políticas de inclusión de los más pobres en los proyectos de desarrollo.

“Restauremos la confianza, el optimismo y la esperanza de un futuro promisorio. Pedimos al Señor, fuente de toda sabiduría, que ilumine al pueblo dominicano y a todas sus autoridades, en el 175 aniversario de su independencia”, señalan los obispos en su carta.

Impunidad

Criticaron que la falta de un régimen efectivo de consecuencias es un gris mensaje que provoca el desencanto social.

Y sostienen que la impunidad favorece la pobreza, la violencia y cualquier delito, por lo que entienden que no puede prevalecer y, por tanto, debe haber consecuencias contra aquellos que cometen irregularidades y delitos.

Corrupción

Sobre la corrupción, indicaron que son conscientes de que es un gran mal de

de la sociedad y un virus que permea instituciones públicas y privadas.

Calificaron la corrupción como un lastre y veneno que nos atenaza y una estocada mortal al corazón de la patria que se debe prevenir.

Violencia

“¿Cuántos nos hemos visto afectados por ella? Por el robo de una motocicleta, un celular o hasta por un parqueo, provocando muertes lamentables. Por riñas apasionadas e irracionales?, apuntan.

En torno a esa problemática piden prestar toda la atención posible a los altos niveles de violencia que existen a nuestro alrededor, para no convertirlos en un clima irrespirable para la sociedad.

Inseguridad ciudadana

Para los líderes de la Iglesia la inseguridad ciudadana es producto de esa violencia que atemoriza al ciudadano a salir a la calle sin que lo asalten o quiten la vida. Claman porque ese flagelo sea enfocado desde la raíz, para buscar soluciones conjuntas.

Indolencia

Ven como un sentir popular frecuente el vivir de espaldas a las realidades que afectan a los ciudadanos e inciden en el devenir de la gente.

“El cáncer del narcotráfico, la trata de personas y la explotación laboral, son solo algunos casos conocidos que resuenan por momentos. Se percibe cierta dejadez o inercia social siguiendo la corriente, sin esperar ni procurar un cambio”, agregan.

Fuente: eldia.com.do

Autor: Ramón Bierd Henríquez

Periodista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s